¿Se implican las familias en la orientación educativa de sus hijos?

La implicación de las familias y el trabajo conjunto junto a los profesionales de la orientación es el tema de un artículo de Estrella Martínez, publicado en "Padres y colegios". Os recomendamos leerlo completo en este enlace. De él, extraemos la opinión de la orientadora Ana Cobos:

Fuente: Pixabay

"Afortunadamente cada vez más las familias saben que pueden contar con los orientadores para problemas más extremos, como detectar necesidades especiales, atender procesos de divorcios, problemas emocionales o trastornos de conducta, pero también saben que estamos ahí para asuntos menos extremos e incluso para resolver situaciones cotidianas como ayudar en las técnicas de estudio, elección de optativas, etc. (...) Trabajando todos coordinados se beneficiará toda la comunidad educativa y especialmente nuestros niños y niñas, cuyo bienestar es nuestro objetivo compartido. Las familias que sí se implican en la orientación de sus hijos dejan que se produzca de modo natural, dejan fluir la naturaleza e identidad de cada persona, acompañando, siempre con amor y autoridad, y dejando bien claros los límites para poder manejarse en la vida con autonomía y bondad. El papel de los orientadores es el de proporcionar la ayuda técnica y especializada que se precisa durante el proceso de educar. La implicación de los profesionales de la orientación es clave para guiar a las familias y no solo en los momentos más delicados, sino también como sistema de prevención y disfrute de todo el desarrollo educativo. Desgraciadamente no somos suficientes orientadores, pues la ratio de orientador por estudiante triplica en España la recomendada (...). La situación ideal sería que hubiera un orientador por cada 250 alumnos en un centro y que se trabajara por departamentos que abarcaran a los centros de Infantil, Primaria, Secundaria y postobligatorios para atender a las familias a lo largo de toda la escolarización." - Ana Cobos, orientadora
A partir de este artículo nos gustaría iniciar un debate sobre la implicación de las familias en la orientación educativa. ¿Se da esta colaboración? ¿Qué problemas podemos encontrar en ocasiones? El debate está abierto en los comentarios de esta entrada, en el grupo Orientadores en red de Facebook y en este hilo de Twitter.

Comentarios

  1. orientadora2/1/19

    La verdad es que no entiendo del todo el debate. Las familias se implican, desde luego, lo que pasa es que a veces no les explicamos bien cómo podemos colaborar y trabajar juntos y nos pueden convertir en el enemigo, sobre todo cuando reciben un dictamen de escolarización. Nos queda mucho por hacer y el problema no es solo la ratio de orientadores, hacen falta más cambios para aclarar lo que hacemos quienes trabajamos en orientación educativa, nuestras funciones, para que las entiendan también las familias

    ResponderEliminar
  2. Muchas veces las familias no conocen nuestras funciones por eso es importante visibilizarnos. Me gusta participar en reuniones y actividades con familias para explicar lo que podemos hacer y la importancia de crear un buen equipo con ellas. Tenemos sesgos y herencias de modelos orientadores mas clínicos asociados a la detección de dificultades, quiza eso contribuya a que no siempre se recurra a la orientación educativa desde una perspectiva más preventiva y de empoderamiento individual y social.

    ResponderEliminar
  3. La Orientación Educativa evoluciona y la familia no puede quedarse atrás. La implicación de los orientadores es clave para guiar a las familias no solo en los momentos más delicados, también como sistema de prevención.

    ResponderEliminar
  4. Orientar amb, de, des de, al costat, entre,per,... les persones

    ResponderEliminar
  5. La orientación educativa precisa de la participación e implicación de las familias para atender mejor a los alumnos con necesidades o con problemas graves.

    ResponderEliminar
  6. El Orientador en muchas ocasiones puede ser el puente de comunicación entre la familia y lo que le sucede al estudiante, ya que el orientador al abordarle puede descubrir o detectar a tiempo un estímulo antagónico sobrevenido o continuo originado en el seno familiar que obviamente incide en el desarrollo o evolución del proceso enseñanza aprendizaje. Asimismo, es prioritario conocer y mantener comunicación con la madre, padre o representante a fin de establecer vínculos de afecto y comunicación entre ellos para detectar puntos de sincronización y asincronización de alguna respuesta conductal. El desarrollo educativo del estudiante debe ser afin con las relaciones familiares, atendiendo a valores y principios inculcados en casa, el cual proyecta el estudiante en el ámbito educativo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario